1/9

EL INICIO

 

Muy al contrario de lo que la gente piensa, el otoño es el momento perfecto para plantar, ya que, al ser los días más cortos, la energía de los árboles y arbustos pasa de proyectarse hacia el cielo (para su crecimiento) a proyectarse hacia la tierra, preparándose así para su recogimiento durante el periodo de invierno. Esto facilita que lo que plantemos desarrolle un buen enraizamiento. Como dicen en el tao "máximo resultado, mínimo esfuerzo".  Siempre es mejor ir a favor del pelo que a contrapelo.

¡Ojo! esto no significa que todavía no tengamos flores que durante este periodo y hasta la entrada de las primeras heladas nos muestren su mejor cara.  Este es el caso de las dahlias y las zinnias. Aunque florecen durante el verano, en nuestro caso, los días más cortos y frescos de principio del otoño parece que las envigoriza.  Así con todo, la gran protagonista de esta estación es el crisantemo, regalándonos una cantidad increíble de flores.

Las tareas fundamentales del otoño son;

  • En primer lugar, planificar y proyectar la plantación del año siguiente, que comienza en esta estación.

  • A parte de ser la época del año idónea para plantar árboles y arbustos, tal y como acabamos de explicaros, también es el momento de plantar los bulbos de primavera como los ranúnculos las anémonas y los narcisos y las plantas anuales de floración primaveral ó "hardy annuals".  De estas, sembramos sus semillas en el invernadero entre septiembre y octubre, sacándolas a tierra bajo micro túneles en noviembre.

  • Es el momento de recoger y preparar las parcelas donde hemos tenido la plantación de verano.   Aprovechamos para arrancar las plantas anuales que nos han regalado sus flores durante todo el verano y que acaban su ciclo de floración en cuanto entra el frio.  Así mismo, sacamos los tubérculos de las dahlias de la tierra para que hibernen almacenadas en cajas de cartón con turba.  Esto las protege de las heladas que no soportan y acabarían con ellas.

  • Si el clima nos lo permite y no llueve, aramos las parcelas liberadas, añadiéndolas humus vegetal y arena.  De esta manera las tendremos listas para  la plantación de octubre y noviembre.

  • También aprovechamos para podar y acolchar nuestras plantas vivaces para que pasen bien el invierno.

Como veréis el otoño, aparte de anunciar la clausura de los frenéticos meses de verano, es la época en la que realmente empieza todo.  Sin plantación no hay floración. Gran enseñanza vital.

Contacto | Telf.  638 480 359 

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon