1/13

PROMESAS Y POSIBILIDADES

 

Todos los años ansío la llegada de marzo.  De hecho, me paso el invierno esperando este momento.  ¡No falla!.  La energía asciende, aparecen los primeros brotes verdes  y con ellos  los primeros resultados de  todo nuestro trabajo durante el otoño y el invierno.  Entramos en un periodo lleno de promesas y posibilidades. ¡Simplemente maravilloso!.  Ha llegado la hora de salir al jardín y prepararnos para la avalancha de trabajo que nos espera.

En primavera comienza la locura porque se mezclan muchas tareas y hay poco tiempo para resolverlas.

  • Por un lado sacamos a tierra (mayo) los planteles sembrados previamente en febrero y marzo. Estos nos deleitarán con sus flores en verano 

  • Empieza la temporada de corte.  Recordad que en invierno plantamos bajo túneles todos los bulbos de invierno y las plantas anuales de floración primaveral. También florecen algunas vivaces como las peonías y los delphinium.  La actividad del corte consume mucho tiempo y hay que llevarla a rajatabla, ya que si la flor se marchita en la planta, en muchos casos, ésta  deja de florecer porque entiende que ya ha polinizado. 

  • En primavera todo crece, incluidas las malas hierbas, que invaden despiadadamente nuestras plantaciones y hay que estar constantemente pendientes de quitarlas.  El acolchado es fundamental para controlarlas y evitar que se seque mucho la tierra.  Este es el momento idóneo para hacerlo.

  • Y con la primavera, volvemos a plantar nuestras dahlias.  Primero en maceta en el invernadero para protegerlas de las últimas heladas y a partir de finales de mayo en la tierra.

 

Como veréis son fechas agotadoras, pero así como asciende la energía de la tierra, también asciende la nuestra, aumentando nuestra capacidad de trabajo y entusiasmo.

Contacto | Telf.  638 480 359 

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon